Satisfacer las demandas del mercado para entregar servicios de aplicaciones nuevos e innovadores

En el panorama comercial ultracompetitivo y de gran dinamismo de hoy,
los días en los que las empresas pasaban meses, o incluso años, en el
desarrollo, la prueba y el lanzamiento al mercado de una aplicación, un servicio
o un nuevo conjunto de capacidades han finalizado. Esto se debe a que los
clientes, los usuarios de la tecnología y el mercado en su conjunto son más
ágiles que nunca, y sus demandas de funcionalidad nueva e innovadora han
crecido en consonancia. En otras palabras, los clientes ya no se contentan con
esperar el siguiente gran lanzamiento, como tampoco están dispuestos a lidiar
con las fallas y los defectos que tenga.